martes, 19 de septiembre de 2017

FIMUCITÉ 2017: VIVE LA LEYENDA







La undécima edición del evento musical cinematográfico Fimucité se celebrará un año más en la isla de Tenerife, en esta ocasión entre los días 22 y 30 de septiembre y en cuatro sedes diferentes:
-El Auditorio Infanta Leonor de Los Cristianos  (Arona), donde tendrá lugar su inauguración.
- El Teatro Leal de La Laguna.
- El Teatro Guimerá de Santa Cruz.
-El Auditorio capitalino Adán Martín, que acogerá las principales funciones. 

Fimucité XXI estará dedicado, principalmente, a la temática de espada y brujería, además de abordar los géneros de aventuras y terror –con una arriesgada y estimulante propuesta que combina la proyección de "El Más Allá" (Lucio Fulci, 1981) con la interpretación en directo del Composer’s Cut de la música de la película, compuesta por Fabio Frizzi, y una sección dedicada al cine español. 

Asimismo se celebrará el quinto Fimucinema, un certamen que pretende estrechar aún más la relación que Fimucité ha establecido entre la música y Séptimo Arte y que le convierte en un festival único, tanto en Canarias como en el resto de España.


PROGRAMA COMPLETO


22 de septiembre de 2017 
Viernes: 20:00 horas 
Lugar: Auditorio Infanta Leonor. Los Cristianos (Arona) 
"EL MÁS ALLÁ" (Lucio Fulci, 1981) – Composer’s Cut 
La "Fabio Frizzi & F2F Band interpretará una versión del compositor de la música que apareció finalmente en el montaje de "El Más Allá" mientras esta película de terror italiana sea proyectada. Concierto no apto para menores por el contenido del film.

23 de septiembre de 2017 
Sábado: 19:00 y 22:00 horas (doble función) 
Lugar: Teatro Guimerá. Santa Cruz de Tenerife 
TARANTINO UNCHAINED 
Concierto que recorrerá toda la filmografía de Quentin Tarantino, desde las canciones más clásicas de "Pulp Fiction" (1994) hasta sus últimos títulos, como "Django desencadenado" (2012) o "Death Proof" (2007). 

24 de septiembre de 2017 
Domingo: 19:30 horas
Lugar: Teatro Leal. La Laguna 
TODO SOBRE ALMODÓVAR 
Concierto centrado en la figura del cineasta Pedro Almodóvar y su cine. Esther Ovejero será la voz principal. 

27 de septiembre de 2017 
Miércoles: 20:00 horas 
Lugar: Teatro Guimerá. Santa Cruz de Tenerife 
ESPAÑA SONORA
La Banda Sinfónica del Conservatorio Profesional de Santa Cruz de Tenerife ofrecerá un repertorio basado en música compuesta para el cine español, tanto reciente como clásico. 

28 de septiembre de 2017 
Jueves: 20:00 horas 
Lugar: Teatro Guimerá. Santa Cruz de Tenerife 
GUERREROS DE LA GRAN PANTALLA 
Uno de los momentos más intensos del festival llegará con esta sesión dedicada al cine histórico y de aventuras, donde se hará un recorrido por el cine actual y por el cine más clásico. La Joven Orquesta Sinfónica Fimucité interpretará temas de películas como -Gladiator- (Ridley Scott, 2000) [música compuesta por Hans Zimmer] -El Cid- (Anthony Mann, 1961) [música compuesta por Miklós Rózsa] -Braveheart- (Mel Gibson, 1995) [música compuesta por James Horner] y -Ben-Hur- (William Wyler, 1959) [música compuesta por Miklós Rózsa]. 

29 de septiembre de 2017 
Viernes: 20:00 horas 
Lugar: Auditorio de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife 
ESPADA Y BRUJERÍA: CRÓNICAS SINFÓNICAS DE UNA ERA LEGENDARIA
En el día más señalado de la presente edición de Fimucité, la Orquesta Sinfónica de Tenerife interpretará música de algunas de las películas más famosas del subgénero de "Espada y Brujería", como -Conan, el destructor- (Richard Fleischer, 1984) o -Los Inmortales- (Russell Mulcahy, 1986), con música de Basil Poledouris y Michael Kamen, y canciones de Queen, respectivamente. Además, se presentarán mundialmente temas de largometrajes como -Excalibur- (John Boorman, 1981), cuya banda sonora corrió a cargo de Trevor Jones. 

30 de septiembre de 2017 
Sábado: 19:30 horas 
Lugar: Auditorio de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife 
GALERÍA NOCTURNA DE STEPHEN KING 
La despedida de Fimucité 2017 la llevará a cabo la Orquesta Sinfónica de Tenerife, que interpretará música de las adaptaciones cinematográficas de las novelas del famoso autor norteamericano, uno de los maestros modernos del género de terror en la literatura. 

viernes, 15 de septiembre de 2017

¿QUÉ ESTUDIAN NUESTROS HIJOS?



Artículo publicado en La Opinión de Tenerife el 15 de septiembre de 2017

Artículo publicado en La Provincia (Diario de Las Palmas) el 16 de septiembre de 2017




Comienza un nuevo curso escolar y con él se perpetúan los mismos fallos y carencias a los que estamos condenados como sociedad desde hace décadas. A la vergonzosa diferencia de nivel educativo según territorios se añade la ya tradicional carestía de libros y material escolar. Sin embargo, en esta etapa recién iniciada quisiera poner el foco sobre un fenómeno tan inexplicable como aberrante que hunde sus raíces en motivaciones políticas en vez de pedagógicas y que es la demostración más palpable de la nula voluntad de nuestros dirigentes para abordar un Pacto por la Educación que nos salve de la mediocridad. 

Desde el ámbito editorial se ha dado la voz de alarma sobre una realidad que, al menos a mí, me obliga a echarme las manos a la cabeza. Al parecer, existen unas veinticinco versiones de libros de texto de las mismas asignaturas, sean Lengua, Ciencias Sociales o, incluso, las aparentemente "neutrales" Matemáticas. En su informe anual, la Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto y Material de Enseñanza alerta sobre la existencia de diferencias muy sustanciales en el tratamiento de las materias según la Comunidad Autónoma de referencia y, a renglón seguido, pide a las autoridades una mayor estabilidad normativa para evitar semejante despropósito. Si a ello se añade la diversidad de calendarios de renovación de los textos, la planificación empresarial se ve afectada y acarrea el incremento del precio final de venta de los tomos. 

Sin embargo, lo más lamentable no es el excedente de irresponsables políticos del ramo en este país de países, nación de naciones, lugar de lugares o sitio de sitios, sino su firme objetivo de trasladar al alumnado contenidos contradictorios y hasta falsos sin que les tiemble el pulso. Así, algunos manuales incluyen planteamientos ideológicos tendenciosos que ponen de manifiesto las enormes diferencias territoriales en función de las opciones políticas que ejercen sus respectivos Gobiernos. 

Lo cierto es que el desconcierto de las familias, lejos de menguar, aumenta año tras año, cuando constatan con indignación la profunda brecha que separa a unas Comunidades Autónomas de otras, como si los niños fueran de primera o de segunda en virtud de donde hayan nacido, o se vean obligados a estudiar medias verdades, interpretaciones falsas o datos perfectamente prescindibles para contentar a unos dirigentes que en lo último que piensan es en la objetividad y la imparcialidad de los conocimientos. 

No es de recibo sostener diecisiete sistemas educativos distintos que, además de imponer una serie de especificidades propias y, en principio, aceptables (el barranco X, el riachuelo Y o la romería Z), gocen de competencias para decidir sobre la mayor o menor carga lectiva de cada asignatura. En ese sentido, me remito a las declaraciones del otrora presidente José Ramón Bauzá afirmando que en Baleares las ediciones se llevarían a cabo en las modalidades de mallorquín, menorquín, ibicenco y formenterense. Sobran las palabras. A mi juicio, es un sinsentido que debería mover a la reflexión, en aras a evitar escenarios de tensión como los que se están viviendo ahora mismo en Cataluña. 

Debido a su gravedad, tampoco hay que olvidar el referido problema de la renovación de los libros de texto. La duración de cuatro años que se acordó en un decreto de 1988 se ha visto alterada por las autoridades educativas autonómicas sin previo aviso, imposibilitando que los estudiantes puedan heredar los ejemplares de sus hermanos e inhabilitando el servicio de intercambio que se organiza en los centros de enseñanza. 

En definitiva, urge que las CCAA y el Ejecutivo alcancen de una vez por todas un acuerdo imprescindible en aquellos aspectos que conciernan a la unidad, la coherencia y la calidad de la Educación en España, puesto que se trata de la piedra angular de cualquier nación que se precie. Basta ya de controversias, de recelos y, sobre todo, de cálculos electoralistas, porque nos estamos jugando el futuro. Y resulta muy desolador.




martes, 12 de septiembre de 2017

POR UNA INFANCIA SEGURA, TRANQUILA Y FELIZ






Todas las iniciativas tendentes a mejorar la calidad de vida de la infancia y la adolescencia son muy bienvenidas y desde este blog continuaré haciéndome eco de ellas. Por ello, quiero compartir dos informaciones de máximo interés relacionadas con este asunto. 

En la primera, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, ha activado a partir de este lunes 11 de septiembre una línea de asistencia telefónica 900 116 117 para resolver las dudas y conflictos que habitualmente surgen en el uso de Internet y las tecnologías por parte de niños, adolescentes y padres. 

Esta línea de asesoramiento telefónico está atendida por un equipo multidisciplinar formado por psicólogos, expertos en seguridad de las tecnologías y cuestiones legales. Las llamadas se atenderán en horario de 10:00 a 20:00 horas de lunes a viernes y de 10:00 a 14:00 horas los sábados. Además, durante las 24 horas del día, existe a disposición de los usuarios una dirección de correo electrónico ayuda@is4k.es al que se pueden remitir dudas y consultas. 

Este servicio, de carácter confidencial y gratuito, proporciona a los menores asistencia sobre cualquier consulta relacionada con el uso seguro y responsable de Internet y sus riesgos, como pueden ser los conflictos sobre privacidad y reputación, el ciberbullying, el uso excesivo, contenidos y contactos inapropiados, comunidades peligrosas, así como cuestiones sobre protección de dispositivos, virus o fraudes, entre otros. 

Junto a niños y adolescentes, también podrán hacer llamadas padres, educadores y profesionales del ámbito del menor y encontrar ayuda para hacer frente a cualquier circunstancia que pueda surgir en relación al uso de Internet. Esta línea de asistencia forma parte de la iniciativa Internet Segura for Kids que se puso en marcha el pasado mes de febrero. En esta plataforma cualquier usuario puede comunicar contenido que aparezca en Internet y se considere ilegal, inapropiado o perjudicial para menores. 

La línea telefónica de ayuda del Centro de Seguridad en Internet para menores está alineada con la Estrategia Europea para una mejor Internet para los menores y forma parte de la Red Paneuropea de Líneas de Ayuda de INSAFE. De igual forma, la iniciativa tratará de coordinarse y aprovechar sinergias con aquellos recursos disponibles a nivel nacional. 

Y en la segunda, Radio Televisión Española a través de su canal infantil CLAN inició ayer el curso con una campaña de prevención del acoso escolar bajo el lema 'Respeta. No al acoso'. Será llevada a cabo por unos dibujos animados llamados “Los Superminihéroes”, que hablarán a los niños de situaciones de acoso en distintas piezas, con apoyo de la Fundación ANAR y Save the Children. Se pretende que los menores reflexionen, saquen lo mejor de sí mismos y sean conscientes de la importancia de apoyarnos unos a otros. 

En las tres piezas diseñadas para esta campaña recordarán a los pequeños espectadores que no hay que rechazar a quien es diferente, que es más divertido ser todos amigos, portarse bien y ser compañeros. “Los Superminihéroes” les enseñarán a superar las situaciones de acoso a través de sus poderes, les mostrarán que todos somos diferentes, que nadie es mejor que otro y que los complejos se pueden transformar en fortalezas. 

Muchísima suerte a ambos proyectos tan necesarios.




viernes, 8 de septiembre de 2017

EL INELUDIBLE TORMENTO DE CAMBIAR DE MÓVIL



Artículo publicado en La Opinión de Tenerife el 8 de septiembre de 2017

Artículo publicado en La Provincia (Diario de Las Palmas) el 9 de septiembre de 2017



Tras la pomposa denominación de "obsolescencia programada" se esconde la enésima forma de tomadura de pelo que apunta como víctima al sufrido consumidor. Este atraco comercial a mano armada consiste en programar el fin de la vida útil de un producto para que, por narices, no quede más remedio que comprar otro. Lo que se conoce como fidelización no deja de ser otro rostro de la adicción y, además, tan rentable como ella. Por supuesto, el fin último de tan lucrativo negocio no es ni mucho menos producir género de calidad sino, simple y llanamente, obtener estratosféricos beneficios económicos. 

Ni las verdaderas necesidades de los compradores ni las perversas repercusiones medioambientales asociadas a este modus operandi importan un bledo a sus promotores. Sin ir más lejos, en 2016 el mercado estimaba que la duración media de un móvil rondaba los dos años. De acuerdo con las últimas estadísticas, este plazo se ha reducido a menos de uno. Dispuesta a reventar las estadísticas, yo he conseguido que el mío haya sobrevivido treinta meses en perfecto estado de revista. Está claro que como cuidadora no tengo rival. Sin embargo, con todo el dolor de mi corazón, la semana pasada, consciente de asistir a sus boqueadas finales, me vi obligada a sustituirlo por otro con el que, por cierto, no termino de aclararme. 

La práctica en cuestión ha generado un creciente malestar social y, por ello, la propia Unión Europea pretende frenar a partir de ahora esta deriva sin sentido. Se trata de desactivar la desoladora ecuación de “comprar, tirar, comprar”, que define la vertiente más salvaje del consumismo, así que los fabricantes van a tener que ponerse manos a la obra para evitar los óbitos prematuros de móviles, lavadoras, hornos microondas o impresoras -por citar sólo algunos de los cadáveres más recurrentes de nuestro día a día-. Y eso que no son sólo los aparatos tecnológicos los susceptibles de padecer esta enfermedad congénita. Prácticamente cualquier artículo puede formar parte de la lista negra de artilugios irreparables y poco rentables. 

Algunos expertos afirman que la solución pasa por aplicar beneficios a aquellas empresas que apuesten por creaciones de mayor durabilidad y que luzcan etiquetas explicativas de cómo poder ser reparadas de un modo sencillo. Son propuestas que surgen a raíz de unos estudios del popular Eurobarómetro, que avalan que más de dos tercios de la población europea estaría dispuesta a asumir aumentos de precio a cambio de permanencias superiores a un lustro, y que tres de cada cuatro individuos preferirían arreglar antes que comprar. 

La relevancia de estas medidas estriba, pues, en la necesidad de erradicar esa tendencia al exceso y a la opulencia con la que, a fuerza de agotar sus recursos despiadadamente, nos estamos cargando el planeta. Esta reciente apuesta de la UE no sólo ampliará la edad de las máquinas sino también la de sus componentes y, como resultado de decantarse por una asequible reparación (hasta ahora, por desgracia, salían más caras las cintas que el manto) en vez de por una obligatoria nueva adquisición, el nivel de residuos descenderá sustancialmente (se prevé que dentro de tres años los países del Viejo Continente generarán unos doce millones de toneladas). 

Visto lo visto, para perfiles como el mío -primate analógica para quien cambiar de dispositivos equivale a una auténtica tortura china-, la perspectiva no puede ser más alentadora. No todos estamos obsesionados con poseer el modelo más actual de teléfono, ni la cámara de fotos más moderna, ni el ordenador de última generación, como tampoco tenemos ninguna intención de resignarnos a ser una pieza más del engranaje de una sociedad desnortada que, a menudo, prefiere las cosas a las personas. En cualquier caso, es evidente que, si no se revierte con decisión esta contemporánea propensión a consumir por consumir, nuestro porvenir pinta color de hormiga. Y, si no, al tiempo.


martes, 5 de septiembre de 2017

UN AÑO DE PRESIDENCIA








Cuando el 28 de marzo de 2014 comencé aquella nueva actividad supe que, a buen seguro, me iba a deparar grandes satisfacciones en el futuro y, sin lugar a dudas, lo está haciendo. Dos amigas me habían propuesto formar parte de su Club de Lectura TEIDE 2010 y no me lo pensé dos veces. Tiempo atrás les había oído hablar de aquellas reuniones con entusiasmo y, después de la primera toma de contacto, quedé plenamente convencida de que había sido un acierto aceptar su propuesta. 

Para aquella suerte de bautismo, la novela objeto de comentario fue “Expiación” de Ian McEwan y cada una de las siete asistentes expusimos nuestro particular punto de vista sobre la misma. Resultó sumamente enriquecedor escuchar distintas opiniones y valoraciones sobre el mismo texto y, en cierto modo, encontré un paralelismo con el propio relato, cuyo acto central se brinda al lector a través de tres miradas dispares (Briony Tallis, su hermana Cecilia y Robbie Turner) que, finalmente, convergen para dar sentido a una historia de amor y dolor escrita con una brillantez fuera de toda duda. 

La reunión se desarrolló de la siguiente manera: una apacible tarde de viernes en una acogedora casa del norte de Tenerife. Al fondo, el Teide presidía la tertulia. Siete mujeres diferentes, unidas por una misma pasión: la literatura. Un título esperando a ser diseccionado (“Expiación”, de Ian McEwan). La anfitriona había recreado el ambiente británico con primor. La mesa, cuidadosamente dispuesta para albergar la merienda posterior. La vajilla antigua de porcelana y bordes dorados, herencia de su madre. Los sandwiches de pepino y queso, junto a otros de york y manzana. El plum cake, relleno de frutas escarchadas. Las tostadas, con mermelada casera de nísperos. Los bombones Cadbury, por filas y en una caja de mil colores. Las galletas de mantequilla, en forma de corazón. Y, cómo no, una mezcla de tés atribuida a Jane Austen y comprada “ex profeso” en un reciente viaje a Londres. 

A lo largo de estos tres años y medio muchos otros títulos han seguido a aquel primero, todos llenos de atractivo e interés literario. Y se han sucedido más meriendas temáticas, encuentros culturales y viajes en grupo que han afianzado nuestra amistad y nuestra pasión por las letras. Ahora me corresponde ejercer la presidencia del Club durante los próximos doce meses y espero dar la talla al máximo. Por lo pronto, el escritor grancanario Alexis Ravelo nos visitará el próximo mes de octubre para hablarnos de su novela LOS MILAGROS PROHIBIDOS, basada en unos sucesos acaecidos en la isla de La Palma en los albores de la Guerra Civil Española. 

Mil gracias de todo corazón por esta oportunidad, yo que siempre he creído que las pasiones compartidas son más pasiones.

viernes, 1 de septiembre de 2017

VIVIR SIN MIEDO



Artículo publicado en La Opinión de Tenerife el 1 de septiembre de 2017

Artículo publicado en La Provincia (Diario de Las Palmas) el 2 de septiembre de 2017





Una buena amiga que ejerce la docencia en un colegio del sur de Tenerife me envió hace algunos días un video que, además de servirme para reflexionar, me inspiró este primer artículo de la temporada. En él, una profesora daba cuenta de un ejercicio que había encargado a sus alumnos y que consistía en comentar el contenido de un folio que les había repartido previamente. La hoja, de un blanco inmaculado, presentaba únicamente un punto negro en el centro y el trabajo consistía en que cada uno de los chicos escribieran qué es lo que veían. Pues bien, absolutamente todos se centraron en describir la mancha oscura. Ni uno solo hizo referencia alguna a la parte clara, que ocupaba casi el noventa por ciento del espacio. 

Cuando hubo terminado la revisión, la maestra trasladó a los muchachos su sorpresa ante el hecho de que nadie hubiera aludido a la blancura frente a la negrura, y se sirvió de esa circunstancia para realizar un paralelismo con la vida misma. Y es que probablemente con ella nos sucede lo mismo. El punto oscuro, que se traduce en problemas de salud, ausencia de empleo, falta de dinero o relaciones personales complicadas, ensombrece nuestras mentes. Sin embargo, la zona clara, por lo general más amplia, a menudo nos pasa desapercibida. 

Quizás este fue el espíritu que infundió hace ya medio siglo a los compositores James Rado, Gerome Ragni y Galt MacDermot su tema “A’int got no- I got life”, incluido en la banda sonora del musical “Hair” y cuya versión más emotiva corre a cargo de la inolvidable Nina Simone. En ella la cantante enumera una serie de bienes de los que carece. No tiene casa, ni zapatos, ni riqueza, ni clase. Tampoco falda, ni cama, ni perfume. Le falta cultura, un hombre, una madre. No dispone de un dios ni de un símbolo. Ni siquiera cuenta con un amigo. Entonces se pregunta por qué está viva de todos modos. Que es aquello que posee y que nadie le puede quitar. Y en esta ocasión detalla su cerebro, su cabeza, sus ojos, sus oídos, su nariz, su boca y su sonrisa. Se refiere a sus brazos, sus manos, sus pies y sus piernas. Alude a sus pechos, su sexo, su sangre, su corazón, su alma y su libertad. Y, por último, grita que tiene la vida y que la va a mantener. 

Tal vez fuera ese también el ánimo que impulsó a la directora francesa Blandine Lenoir a incorporar esta extraordinaria canción como trasfondo de una de las escenas más conmovedoras de su película “50 primaveras”, estrenada hace escasas semanas en nuestras carteleras. En ella la actriz gala Agnés Jaoui da vida de forma convincente y en tono de humor a Aurore, una mujer separada que acaba de quedarse en paro y que, casi de forma simultánea, recibe la noticia de que su hija mayor le va a hacer abuela. Con cincuenta años ya cumplidos y arrastrando una existencia estancada, se reencuentra por casualidad con un antiguo amor de juventud, lo que le origina un intenso terremoto a todos los niveles. Aun así, le cuesta admitir de entrada que podría estar ante la ocasión perfecta para iniciar una nueva etapa vital que le salve de tantas inseguridades y sinsabores acumulados. 

Por supuesto, no contaré el final, pero sí me abonaré a la teoría de que siempre se puede comenzar desde cero teniendo como faro el lado bueno de las cosas. Por esa razón, insisto en repetir que me encanta el mes de septiembre. Porque me insinúa que lo mejor está por venir. Porque me recuerda que hay decisiones que tan sólo dependen de mí. Y porque cada jornada, por mal que se presente, seguro que me brinda algún motivo para celebrar el privilegio de estar viva y para reforzar mi firme voluntad de vivir sin miedo.

viernes, 28 de julio de 2017

UN BROCHE ESPERANZADOR PARA FINALIZAR EL AÑO JUDICIAL




Artículo publicado en La Opinión de Tenerife el 28 de julio de 2017

Artículo publicado en La Provincia (Diario de Las Palmas) el 31 de julio de 2017





Todas las fuerzas políticas con representación en el Parlamento de España acaban de firmar por unanimidad un histórico pacto destinado a atajar el espeluznante fenómeno de la violencia de género. Adjudicando una partida presupuestaria de 1.000 millones de euros y creando un plan integral compuesto por 200 medidas, han sellado un acuerdo largamente anhelado, con la finalidad de combatir una de las mayores lacras sociales que padece nuestro país. La responsabilidad de esta gestión no recaerá sólo en el ámbito estatal, sino que se coordinará de modo más eficiente con las Administraciones autonómicas y locales, abriéndose también la participación a otras organizaciones sociales. Se trata de que tanto las mujeres como sus hijos queden protegidos desde el primer momento y, para esta prevención precoz, se pondrán en marcha en los servicios de Urgencias y de Atención Primaria de los Centros de Salud una serie de protocolos de detección y se introducirá una clave de seguimiento en cada historia clínica. 

Por motivos profesionales, me gustaría incidir en primer lugar en los puntos relativos al ámbito judicial, entre ellos la supresión para los agresores de la atenuante de confesión y de la opción de la custodia compartida. Asimismo, se ampliará la condición de víctimas a aquellas mujeres que todavía no hayan interpuesto denuncia penal. Por lo que se refiere a los hijos, recibirán atención psicológica y pedagógica y contarán con acceso prioritario a becas y pensiones de orfandad. Quedará prohibida su asistencia a los establecimientos penitenciarios donde están recluidos sus padres maltratadores y se suspenderán los regímenes de visitas establecidos en las sentencias de divorcio y separación. Se suprimirán también las atenuantes de confesión y de reparación del daño, y se perfeccionará la tipificación de los delitos cometidos en la esfera digital. Igualmente, a fin de evitar espacios de impunidad, se revisará el derecho de dispensa, por el cual la agredida no estaba obligada a declarar en sede judicial. 

Otro avance notable es el referido a la creación de unidades de apoyo multidisciplinares. Existirá un seguimiento individualizado de cada caso en concreto para garantizar la ayuda y evitar el riesgo de agresiones. Para ello, habrá unidades policiales con formación específica en violencia de género que prestarán atención las 24 horas del día y en las valoraciones de riesgo se incluirá a los menores afectados. Como aspecto fundamental, se impulsará la difusión a través de los medios de comunicación de una imagen femenina libre de estereotipos y se desarrollará un código de publicidad no sexista, imprescindible en estos tiempos que corren. En este sentido, se podrá denunciar la divulgación de contenidos vejatorios y discriminatorios hacia la figura de la mujer. Además, quienes ostenten la patria potestad de los huérfanos por causa de la violencia de género podrán acogerse a desgravaciones y beneficios tributarios, así como a acceder con prioridad a una vivienda protegida. 

Para concluir he dejado el que, a mi juicio, es el eje sobre el que gira todo lo expresado anteriormente: la educación. Es en este terreno donde se debe entablar la lucha más firme para erradicar este horror que nos denigra como especie. A partir de ahora, en todos y cada uno de los ciclos educativos se impartirán asignaturas obligatorias que aborden estas temáticas (violencia de género, machismo, conductas agresivas) y, al mismo tiempo, propicien su prevención, y también en los centros escolares se seguirá un protocolo para la detección precoz de situaciones de violencia de género. Ojalá a este Pacto de Estado le sigan otros enormemente necesarios. Sin ir más lejos, el de la Educación debería ser el siguiente. Nuestros representantes políticos, tan proclives a mover ficha según sus fríos cálculos electorales, deberían tener en cuenta que los ciudadanos sabemos premiar con nuestro voto la generosidad, la flexibilidad y la amplitud de miras que, en esta ocasión, todos ellos han demostrado poseer. La unión hace la fuerza y, si es en aras del bien común, mejor que mejor.